Recientes

Archive

Tags

El camino a explorar la naturaleza energética y espiritual

Publicación en Revista Endémico.

Por: María José Rosselot A.


Pincha aquí para leer la columna original.

Imagen de portada: Mario Azzi.


Extracto:


Como planeta y humanidad nos estamos enfrentando a un proceso crucial que se muestra como una encrucijada en estos tiempos. Por un lado, desde hace unos años en la literatura científica se viene hablando de que estamos viviendo la sexta extinción masiva. Científicos como el biólogo Rodolfo Dirzo de la Universidad de Stanford, han demostrado que aproximadamente 2 especies de animales vertebrados se extinguen al año. Por su parte, el catedrático Gerardo Ceballos de la Universidad Nacional Autónoma de México, señala que “la desaparición de un gran número de especies de plantas y animales alterarán las funciones biológicas de los ecosistemas. (…) Tenemos una breve ventana de tiempo para actuar, aunque se está cerrando rápidamente”.


Estamos viviendo eventos y procesos similares a los ocurridos hace miles de años atrás, para la extinción de los dinosaurios. En este caso, el factor que incide en este proceso es el comportamiento humano. Los años que vivimos son decisivos en relación al futuro de nuestra especie y el planeta completo, y no es algo que afectará a las próximas generaciones, sino que nos afectará directa y personalmente.


(...)


Imagina que somos ampolletas que fuimos programadas para recibir y canalizar cierta cantidad de volteos, aún teniendo un potencial mayor. En estos momentos, el voltaje que recibimos es mayor al que fuimos programados para recibir y, a partir de las transformaciones energéticas del planeta, seguirá aumentando, con el objetivo de que vivamos de manera cada vez más consciente, amorosa y con nuestro mayor potencial a disposición de nosotras y los demás. De modo que, para evitar que nuestra ampolleta colapse afectando desfavorablemente nuestro cableado eléctrico (el sistema nervioso), es importante expandir nuestra consciencia, reprogramar ciertas creencias y mejorar nuestros hábitos.


(...)


Probablemente, aquello que rechazamos de nuestro ser sea el regalo que trajimos para entregar al mundo, aquello que nos hace únicos. Constantemente buscamos asemejarnos a los demás, avergonzándonos por ser diferentes, lo que nos impide conocernos en profundidad. Nos juzgamos, desconectándonos para no sentir la tensión interior que esto genera.


El sentir ocurre a través del cuerpo, de modo que nos desconectamos del cuerpo para evitar sentir, dando excesivo poder a la mente. Así, los síntomas físicos aparecen como un llamado de nuestro Ser que no ha sido visto ni escuchado y que busca entregarnos un mensaje que es importante.


(...)


Somos células humanas en este cuerpo–planeta, de este cuerpo-humanidad. Cada célula debe recordar su función y cumplir su misión. Si en nuestro cuerpo, el ojo quiere hablar u oler, se desequilibra el sistema. Si el codo quiere digerir o mirar, se estanca la energía. Del mismo modo, es importante que volvamos a recordar nuestro lugar y cumplamos nuestra misión/función con responsabilidad para mantener el equilibrio. Por eso el trabajo interior es una responsabilidad social.


(...)




6 vistas